El alma que ha visto, lo mejor posible, las esencias y la verdad, deberá constituir un hombre, que se consagrará a la sabiduría, a la belleza, a las musas y al amor. Platón, Fedro o de la belleza.
Perhaps he knew, as I did not, that the Earth was made round so that we would not see too far down the road. Isak Dinesen

martes, 17 de marzo de 2015

Doctor Thackery and Mr. Halsted (The Knick)




¡Brillante!, eso me ha parecido la primera temporada de la serie estadounidense "The Knick" dirigida por Steven Soderbergh. A los que estáis enganchados a series esta puede ser una más de las muchas que andan circulando por nuestros monitores pero a mi que me cuesta seguir las últimas tendencias desde luego que The Knick me ha sorprendido, y ¡mucho!. 
No voy a destriparla, tampoco a contaros el final, lo que si que voy a hacer es dar algún que otro dato que hará aún más apetecible el verla.
En la serie se entremezcla la sordidez del ambiente y una estética exquisita, todo ello bajo la batuta de su personaje principal, el Doctor John William Thackery, un prominente cirujano en el New York de principios del siglo XX. 


La serie se inspira en la historia real del Knickerbocker, un hospital de la zona norte de Manhattan fundado en 1862 y que cerró sus puertas en 1979. La serie no es solo un reflejo de los múltiples experimentos científicos y quirúrgicos de principios de siglo a los que son sometidos los pacientes de Thackery, es alucinante el efecto que produce en una sociedad el descubrir la electricidad, los rayos X, por no hablar del suministro de opiáceos y cocaína. Curiosamente en el año 1900 la cocaína se suministraba de manera legal en farmacias sin necesidad de receta ni prescripción médica. 
La serie también es un reflejo de la sociedad neoyorquina, profundamente racista e intolerante, apegada al conservadurismo de las clases altas y con unos elevados índices de corrupción entre sus habitantes. Mafia, trapicheos, abortos ilegales, fumaderos de opio, todo un cóctel riquísimo en desdichas pero que hacen del espectador un consumidor nato.



El Doctor Thackery (interpretado por Clive Owen), está inspirado en la figura de William Halsted (1852-1922), un innovador médico considerado uno de los pioneros de la cirugía moderna. Cursó sus estudios en la Universidad de Columbia viajando a Europa en donde realizaría estudios prácticos en el campo de la anatomía. Su vuelta a los EE.UU le llevaron a un peregrinar por diferentes hospitales de New York, cultivando ya su fama como cirujano. En el campo de la investigación describe la anestesia y el uso de la cocaína y la morfina. Dejando a un lado los eufemismos, Halsted consumía cocaína de manera habitual lo que le llevó a una cura de desintoxicación en el Centro Providence en 1886. No debería hablar de ello, ya que desvelo una parte del tratamiento, pero de ser verdad, dato que aún no he verificado, la Casa Bayer, sí la de las aspirinas, trataba el síndrome de abstinencia de los cocainómanos con la administración de heroína...



John Singer Sargent (1856-1925) pintor impresionista norteamericano, retrata en "The Four Doctors" al grupo de médicos más reconocidos de la época. El cuadro fue pintado en 1905 y de izquierda a derecha vemos a: Welch, Halsted, Osller y Kelly. Aunque en el cuadro abundan los negros y las sombras, se comentaba que debida a la difícil personalidad de Halsted, el tiempo acabaría consumiendo los colores de la pintura...



La serie no sólo trata de vísceras y sangre, lo cierto es que adquiere tal pulso e intensidad que necesitas otra dosis de capítulos conforme vas consumiéndola. Uno de los momentos más singulares y bellos lo protagonizan el Doctor Thackery y la enferma Elkins. Ella, joven y bella tiene una bicicleta azul, la cual utiliza diariamente para acudir a su trabajo en el hospital. Lo curioso es que el Doctor Thackery, experto cirujano, no sabe montar en bicicleta, ese medio de transporte (algo) revolucionario para la época, pero visto por algunos como una diversión. Elkins le mira y le enseña cómo montar en bicicleta; creo que Thackery en ese mismo instante es libre, libre de la cocaína, libre de sus múltiples obsesiones y experimentos quirúrgicos, ¡libre por cinco minutos!



En el año 1890 William Halsted es nombrado jefe de servicio de cirugía del recién inagurado hospital de la Universidad John Hopkins, convirtiéndose en el primer profesor de cirugía de la escuela de medicina. Otra de las anécdotas que se cuentan y basadas en hechos reales es la que aconteció a su ayudante en el quirófano, Caroline Hampton, con la que se casaría después. Pues bien, ella padecía una dermatitis causada por la utilización de antisépticos. Halsted, encargó a la empresa Goodyear (fabricante de neumáticos y artículos de caucho) que fabricara unos guantes de goma para la protección la piel de su ayudante. Tendría que ser una goma muy fina que les permitiese la fácil manipulación del material quirúrgico. ¡Qué curioso! este fue el origen de la utilización actual de los guantes de goma en los quirófanos, lo cual me lleva a otra historia del blog que protagonizó el misterioso Doctor Semmelweis, aquel húngaro que en el siglo XVIII detectó la importancia de lavarse las manos antes de intervenir a un paciente, a partir de entonces se salvaron muchas mujeres de las terribles fiebres puerperales.
Las aportaciones del Doctor William Halsted han sido determinantes para el desarrollo de la cirugía moderna con la sistematización de procedimientos para cirugía del sistema vascular, tiroides, hernia, cáncer de mama y la introducción de importantes aportaciones técnicas en el campo de los materiales de sutura y la asepsia.
Un último dato y acabo. No dejen escapar los temas correspondientes a la banda sonora de la serie escrita por Cliff Martínez, anacrónica e intemporal pero también, ¡brillante!


domingo, 1 de marzo de 2015

Luz, cámara y acción.

Animal locomotion. 1887

Hago un recuento al azar de las películas que puedo haber visto hasta ahora, y la verdad...ni idea. Podría hacer una media: a dos películas por semana, multiplicado por aproximadamente veinticinco años...dos mil cuatrocientas, si a eso le añadimos el metraje en extensión de cada rollo, pues me salen una barabaridad de metros, suficientes para envolver la circunferencia de la tierra. Pero, ¿por qué tantos cálculos?
En el año 1888 se produjo algo innovador: un hombre llamado George Eastman sacó al mercado una cámara que utilizaba carretes de película enrrollable, en lugar de placas planas de cristal. La fotografía se convirtió en un mundo accesible a cualquiera y el rollo de película dió paso al cine.
George Eastman nació un 12 de Julio de 1854 en Waterville (New York), no tuvo una infancia muy feliz. Su padre murió a los pocos años y las penalidades económicas estuvieron presentes hasta que Eastman alcanzó la mayoría de edad, fue entonces cuando consiguió un empleo en  el Rochester Savings Bank. Los ochocientos dólares mensuales que ganaba le proporcionaron estabilidad y la posibilidad de ahorrar tres mil dólares en siete años, dinero suficiente para emprender un negocio fotográfico. Eastman tan sólo era un aficionado a la fotografía, algo así como un hobby, sin embargo su proyección de futuro estuvo de lo más acertada, montó un monopolio tan increíble que, a día de hoy, no podríamos entender la imagen si no fuera por la simpleza de la palabra "Kodak".
La fotografía comenzó a ser algo obsesivo para Eastman, quien se empeñó en simplificar el complicado proceso: placas de vidrio húmedas, productos químicos, pesados porta-placas. Por entonces en Inglaterra ya se empezaban a desarrollar emulsiones de gelatina, todo un avance, ya que le daba la posibilidad de fabricar sus propias placas, mucho más ligeras y flexibles que el vidrio. En principio su reto era sustituir las placas pesadas por el papel, como soporte para las emulsiones y en forma de rollo. Lo que hizo fue lo siguiente: recubrió el papel, primero con una capa de gelatina soluble y después una segunda capa de gelatina sensible a la luz e insoluble. El resultado era que después de la exposición y del revelado, la gelatina que contenía la imagen era despegada del papel, después era transferida a una hoja de gelatina clara y barnizada con colodión (con éste procedimiento se consiguió reducir el tiempo de exposición a unos segundos). Ahora ya sólo quedaba hacer una cosa: llevar la fotografía al público en general, mediante la elaboración de una cámara nueva. La primera cámara Kodak 100 Vista utilizaba carretes de 100 fotos circulares y salió al mercado en 1888. Se produjo un gran cambio, nacía un mercado nuevo ya que cualquier persona podía convertirse en  fotógrafo, tan sólo tenían que apretar el "click" y la compañía Eastman hacía todo lo demás: el revelado. "Usted aprieta el botón y nosotros hacemos el resto".




 A partir de éste momento se creó una simbiosis perfecta. Los rollos de película transparente de Eastman, Thomas Edison (supuesto) creador a quien se le atribuye la lámpara incandescente y el fonógrafo dieron lugar al kinetoscopio o cinetoscopio: una máquina que permitía funciones muy limitadas (un claro precursor del moderno proyector cinematográfico). En realidad la historia de la bombilla empezó antes, cuando el italiano Alessandro Volta utilizó por primera vez un cable voltaico, inventado por él, para proveer de eléctrica corriente.  Y luego no olvidemos al gran  Nikola Tesla, ex-socio de Edison al que este último no dejó de pisotear y denigrar (pero esto se merece una entrada "especial"...). A partir de este momento vino todo lo demás. Los Hermanos Lùmiere y su cinematógrafo, capaces de filmar y proyectar imágenes en movimiento, toda una revolución.

George Eastman y Thomas Edison

Hermanos Lùmiere

El siguiente reto para Eastman consistía en pasar del rollo de película en "blanco y negro" al "color", y así fue. Para las películas, Kodak Kodacolor se convirtió en la marca de fábrica asociada a un lenticular temprano (color aditivo), introducido en 1928 para películas de 16 mm. Al cabo de los años ésta técnica permitió incorporar el color al cine. Fue la película "Becky Sharp" (La feria de la vanidad, 1935) de Rouben Mamoulian, una cinta legendaria por ser la primera rodada totalmente en technicolor, aunque artísticamente el protagonismo se le atribuye a "Gone with the wind" (Lo que el viento se llevó, 1939) de Victor Fleming.
George Eastman acumuló una gran fortuna a lo largo de su vida, desarrollando una gran labor filantrópica que se vió reflejado en la fundación de la Eastman School of Music o la Eastman Dental Dispensary. En los dos últimos años de su vida sufrió una enfermedad degenerativa que le afectó a la espina dorsal, sufriendo una gran depresión. Un 14 de Marzo de 1932, Eastman se suicidó de un disparo al corazón, dejando una nota en la que decía: "A mis amigos, mis trabajo está hecho, ¿por qué esperar?







George Eastman
http://www.kodak.com/ES/es/corp/historia/ninez.shtml

sábado, 14 de febrero de 2015

¡Sol de sábado, lluvia de domingo!




 Mis ojos despertaron una mañana de sábado muy soleado, me preparé un café y puse la tostadora. El pan, congelado, ardía en mis manos pero no me importaba. Hacía como si no me doliera. Abrí el frigorífico en busca de leche y la vertí en la taza naranja como solía hacer cada fin de semana. Aquella cocina era especial, el sol le entraba por un gran ventanal y se respiraba luz. Mi silla favorita, arrinconada en un lateral de la mesa se convertía por un instante en el lugar más especial de la tierra. Podía sentarme y contemplar pequeños fragmentos de vidas imantados al congelador. El rostro de una mujer rusa procedente de Leningrado, un edificio solitario en blanco y negro...imágenes pegadas a un pasado ya muy lejano. Cada sorbo de café suponía una cuenta atrás, como si tragaras un minutero que te restara instantes vividos. La música se convertía en un tío vivo, dando vueltas y más vueltas, sonaba lo que yo ya no oía. Crecía el miedo, crecía la soledad, hasta creo que me crecía el pelo de tanto pensar...cerré los ojos y sentí que respiraba debajo del agua. ¡qué conquista tan placentera! 
bucear en silencio. 

(¡A si que no nos queda otra que ponernos a bailar al ritmo de Elphomega, gracias por este tema, por el Sol de sábado y la lluvia de domingo!)



domingo, 8 de febrero de 2015

¡Alicante en bici!

El sábado 07 de Febrero La Masa Crítica celebró su XII Aniversario por las calles de Alicante.
El término Masa Crítica se refiere a un fenómeno concreto observado en China: en los cruces sin semáforo los ciclistas se van acumulando hasta llegar a un número que les permita cruzar sin riesgo. Este fenómeno fue plasmado en un documental "Return of the Scorcher" (1992) del director y ciclista Ted White. La finalidad de la Masa es concienciar a la sociedad y al individuo de las ventajas de la bicicleta en las ciudades para reducir las molestias que produce el tráfico motorizado. ¡Coge tu bici y vente a pedalear! 













Un documental para visionar y una preciosa canción para escuchar

" Return of the Scorcher" by Ted White (1992)


"Beautiful Boy" by John Lennon

lunes, 19 de enero de 2015

De Zanzíbar a Reikiavik


Géiser (foto tomada por Luis García)

Yo, de entrada y leído así De Zanzíbar a Reikiavik no encuentro ni relación ni semejanza a estos dos lugares de la tierra, sin embargo Xavier Moret, escritor y periodista nacido en Barcelona en 1952, si se lo permite, es más, decide escribir un libro sobre Zanzíbar, en otra isla, Islandia.
Apasionado de los viajes y la literatura, Moret viaja en el verano de 2001 a Islandia con el propósito de escribir o terminar una novela. Allí descubre un lugar mágico-Islandia "fría rosa, isla secreta", en palabras de Borges-¿y qué es lo que hace? pues adentrarse en las entrañas de sus volcanes, visitar sus pueblos diseminados por la superficie de la isla, alucinar con los géiseres, lagos, glaciares, beberse unas cuantas cervezas en sus incontables bares e interesarse por personajes famosos y relevantes que han hecho de este lugar algo más que un destino turístico. 
Así surge La isla secreta, como un géiser. Su lectura te transportará-es divertida, cargada de anécdotas- y si lo que te apetece es pasar unas horas soñando que viajas a otro mundo, la naturaleza de Islandia te lo proporcionará.



Gullfoss (foto tomada por Luis García)

Volcanes, astronautas, dioses
Cuando en 1965 la NASA buscó un sitio parecido a la Luna para entrenar a los astronautas del proyecto Apolo, eligió Islandia, y más en concreto la zona de Askja, una gran caldera volcánica del centro de la isla que no quedaba muy lejos de donde nos encontrábamos. A su alrededor se extiende el mayor campo de lava del mundo, que ocupa una superficie de 4.500 kilómetros cuadrados. El lugar es tan inhóspito que el vulcanólogo Gudmundur E. Sigvaldson manifestó en cierta ocasión: "Askja es u lugar muy primitivo. Es el inicio de todo...O el fin" (...) en Islandia los volcanes están por todas partes. Al Hekla, el volcán más importante de la isla, se le conoció durante mucho tiempo como la Puerta del Infierno y sólo en 1750 cuando dos estudiantes daneses coronaron la cima sin problemas, empezaron los islandeses a pensar que quizá la montaña no era tan maligna. El peor momento de la isla llegó en el siglo XVIII, cuando el volcán Laki entró en erupción y el rey de Dinamarca llegó a plantearse la evacuación total de la isla (...) Tras la erupción del Askja en 1875, fueron muchos los granjeros que optaron por emigrar a los Estados Unidos.
La siguiente parada fue en Godafoss, que significa literalmente "Cascadas de los Dioses". Se llaman así porque, según la leyenda, los islandeses lanzaron por ellas a sus dioses paganos cuando abrazaron el cristianismo en el año 1000.
(...) La poesía eddica, anterior a la sagas, permite una excelente inmersión en la mitología y en la cosmogonía vikingas. De hecho, dos obras importantes de la antigua literatura islandesa llevan el nombre de Edda. La Edda Mayor se inicia con la "Visión de la Adivina". El dios Odín interroga a una adivina sobre el destino de los dioses y de la tierra, y ésta recuerda un tiempo anterior en el que no había "ni arenas ni mar". La adivina habla de un tiempo remoto en el que "no sabía el sol qué morada tenía, no sabían las estrellas qué puestos tenían, no sabía la Luna qué poder tenía"   



Volcán Hekla


Godafoss

Elfos y salmones
Xavi Moret se tropieza durante su estancia en la isla con un proyecto similar a uno de esos tantos en los que te viene un extranjero representando a una gran multinacional y te vende en tus narices y en una milésima de segundo la panacea para todo un pueblo, en este caso una granja de salmones.
Me sentí como si participara en una de esas películas en las que la vida de un pueblo se ve alterada con la llegada de un forastero con un ambicioso plan bajo el brazo. Algo así como Bienvenido Mister Marshall o, mejor aún, Local Hero, una película británica de 1983 (...) En Djúpivogur, sin embargo, no había ni trampa ni cartón. tanto el pueblo como el fiordo y sus gentes eran auténticos y yo no podía evitar sentirme como un personaje de Local Hero.   
-Los salmones son muy suyos-comentó-. No crían en cualquier parte. Hemos elegido este fiordo porque reúne las condiciones ideales. La temperatura del agua y la profundidad son correctas...Las perspectivas del negocio son buenas y los del pueblo están encantados con la granja, ya que dará trabajo a mucha gente.
-¿Y qué opinan los ecologistas?
-Se quejan...




Café de París
Xavier Moret durante su dilatada estancia en la isla entabla amistad con uno de los grandes de las letras, Jaime Salinas (Argelia 1925-Islandia 2011) hijo del poeta Pedro Salinas, educado en Argelia y Estados Unidos. Uno de sus primeros trabajos se desarrolló en la editorial Seix Barral donde entró en contacto con la llamada Escuela de Barcelona y allí se hizo amigo de Gabriel Ferrater, Josep María Castellet, Carlos BarralJaime Gil de Biedma.
-En 1957 o 1958 vine por primera vez a Islandia-recordó Salinas-. Viajé en barco y paramos en las islas Feroes. Enseguida me gustó. Siempre me han gustado las islas. Pero entonces este país era muy distinto. Sólo había granjeros y pescadores. Reikiavik, que ahora es tan cosmopolita, tenía sólo dos bares en aquellos años. Uno de ellos era el del Hotel Borg. Abrían a las seis de la tarde y a las cuatro ya había cola, puesto que sólo entraban los que cabían. El resto se tenía que esperar a que saliera alguien para poder entrar.  
En los días que siguieron me fijé especialmente en la gente que bebía en los bares. Tenía razón Salinas: bebían de un modo compulsivo, como si tuvieran prisa por desprenderse de los demonios que los atormentaban. Cuando estaban ebrios, se mostraban más comunicativos, reían abiertamente y proclamaban su felicidad. Pasadas veinticuatro horas, sin embargo solían caer en un silencio ensimismado, taciturno, como si se arrepintieran de los excesos de la noche anterior (...) Cuando un islandés disfruta, piensa en el fondo que no está haciendo nada de provecho y se autoflagela. Por eso les da por ponerse tristes después de beber-Parece ser que esto les viene por el carácter protestante, mentalidad del autocastigo-



Jaime Gil de Biedma, José Agustín Goytisolo, Carlos Barral y Josep María Castellet

El pintor catalán
Una de las visiones del país a tener en cuenta es la que nos proporciona el pintor Baltasar Samper (Barcelona 1938), lleva más de cuarenta años viviendo en la isla y yo creo que a estas alturas lo debe de saber todo o casi todo lo que acontece por esos lares.
- Cuando llegué por priemra vez a Islandia, en 1961, el país era muy distinto de como es ahora, mucho más atrasado-me comentó de entrada-.
Islandia era entonces un país aislado y se sabía muy poco de él. Recuerdo que antes de marchar consulté la Enciclopedia Espasa y sólo había una foto de unos niños llenos de mocos. En España no se sabía nada de Islandia (...) Aquí ven el infierno como un lugar helado. Es curioso. Para nosotros es el fuego; para ellos, el frío. Asocian el infierno con el hielo. Por eso dicen que el invierno es infernal. Pero, de todas maneras, la gente le suele dar la bienvenida al invierno, porque es un tiempo propicio para la reflexión, para la introspección, para quedarse en casa, para leer...Deberías venir en invierno: encontrarás un país distinto. "Imagínate un país donde tienes todas las expresiones del agua: vapor, hielo, lluvia, nubes, ríos, géiseres, glaciares, mar..."


Viaje al centro de la Tierra
Existen tentaciones, destinos secretos, sueños que se cumplen y otros que no, pero visitar Islandia requiere, si te gusta la fantasía... fantasear con uno de los relatos más fascinantes que jamás se han escrito, y este es "Viaje al Centro de la Tierra" de Jules Verne.
-Mientras recorría aquellos solitarios, lejos ya de la carretera principal, recordé una vez más el documento del profesor, Arne Saknussemm citado por Jules Verne: "Desciende por el cráter del Snaefellsjökull cuando la sombra de Scartaris lo acaricie, antes de las calendas de julio, viajero audaz, y llegarás al centro de la Tierra. Yo lo hice" 
Según el biógrafo Herbert Lottman, Verne, que nunca estuvo en Islandia, escribió esta novela en 1864 movido por la fascinación que le producían los volcanes y por los descubrimientos científicos de la época. Poco después de la publicación del libro, sin embargo, el diario Le Figaro publicó una carta en la que un tal René de Pont-Jest acusaba a Verne de plagio. Según Lottman, "Pont-Jest, en efecto había escrito lo que él llamaba un cuento filosófico, cuyo título era La cabeza de Mimers, que había aparecido en la Revue contemporaine en septiembre de 1863. El protagonista del cuento descubre un antiguo manuscrito rúnico que revela el lugar donde está enterrada, en la cumbre de una montaña noruega, la cabeza de un sabio. Se hallan en esa cabeza los secretos de la ciencia universal y quien la encuentre podrá poseerlos".








Ilustraciones de Éd0uard Riou para la 1ª edición 1864

Xavier Moret. La isla secreta. Un recorrido por Islandia. Biblioteca Grandes Viajeros. 2002 (Premio Grandes Viajeros 2002)




jueves, 1 de enero de 2015

¡Que me sirvan una copa y muchas más!



"El ajenjo" Edgar Degas. 1876. Museo de Orsay

"El bebedor de absenta" Viktor Oliva. 1901. Café Slavia de Praga.

Comencemos el año a ritmo de polkas, valses, resacas, entusiasmo por la vida o con un simple café. Asomada a la ventana con un sol de invierno que pica, me planteo el no replantearme nada (aunque eso ya me lleva pasando unos cuantos unos de Enero). Simplemente olisqueo la mañana en busca del aire. De fondo se escucha la batuta de Zubin Mehta y percibo desde el otro lado del salón cómo se las gastan en Viena...lo digo por ese fastuoso decorado de guirnaldas, ibiscus y rosas aterciopeladas que adornan el salón que acoge el concierto. 
Anoche una amiga nos roció de purpurina más allá de las cejas...había que celebrar que llegaba un año nuevo! y claro esta mañana una se mira al espejo y cree ser la hermanastra chunga de Cenicienta... aunque porqué no, yo me hubiera quedado como Pulgarcito "en la barriga del buey que se mueve, dónde no nieva ni llueve". 
Ayyy! los estragos de la noche: el alcohol, las mezclotes de dios sabe que bebidas, las risotadas desencajadas, unos que creen haber amerizado en otro planeta y te piden que les pongas un chupito de criptonita, o los que casi sin voz te ruegan que les hagas una foto para la posteridad con caras sonrientes, gorros en punta y antifaces de colores...¡que fue de los matasuegras! 
Anoche se percibía lo de siempre. Ganas de emborracharse hasta reventar, estómagos como buches que tragan y tragan alegremente la ambrosía de los destilados, chupitos de una bebida que yo desconocía (verde como la absenta y de un color embriagador) ah! como la Fée Verte "el hada verde" esa famosa bebida que se convertía en esencia lechosa cuando se le añade agua fría y azúcar. La absenta durante la Belle Époque fue la bebida más popular entre los artistas del París de finales del siglo XIX y principios del XX hasta que se prohibió su producción en 1915, hace cien años!












La composición principal de esta bebida es el aporte de aromas del ajenjo y de las flores del hinojo y anís. A esta triple composición se le denominó "la santa trinidad" y creó tantos estragos que en varios países de Europa tuvieron que prohibirla. Ingerir una cierta cantidad de absenta sin precauciones puede producir alucinaciones debido a los niveles de tujonas que contiene, sustancia que afecta al sistema nervioso y que es la causante de dichas idas de olla. Ya en 1840, en plena ebullición de las revoluciones burguesas, el hada verde se les servía a las tropas francesas como un medicamento antipirético. En la década de 1860 la bebida era tan popular que muchos cafés y cabarets indicaban que a las 5 p.m. se producía l´heure verte convirtiéndose en la imagen del movimiento bohemio. 

"Joven decadente" Ramón Casas. 1899

¿Cúal es la diferencia entre un vaso de absenta y el ocaso? ("What difference is there between a glass of absinthe and a sunset?") dijo Oscar Wilde.
Baudelaire, Wilde, Manet, Degas, Picasso, Verlaine, Rimbaud, Van Gogh y un amplio abanico de artistas se pusieron finos de tan opalescente licor. Ahí lo dejo...