El alma que ha visto, lo mejor posible, las esencias y la verdad, deberá constituir un hombre, que se consagrará a la sabiduría, a la belleza, a las musas y al amor. Platón, Fedro o de la belleza.
Perhaps he knew, as I did not, that the Earth was made round so that we would not see too far down the road. Isak Dinesen
Sólo vemos lo que miramos. Mirar es elegir. John Berger
Y cogeré hasta el final de los tiempos, las plateadas manzanas de la Luna, las doradas manzanas del Sol. William Butler Yeats

lunes, 4 de abril de 2016

El Dodo, el pájaro tonto que no podía volar


Reconstrución de un Dodo en el Museo de Hª Natural de la Universidad de Oxford

Parecías una chica olvidadiza y sin rumbo, apartada de las metas comunes. Solías ojear tu libro de cuentos infantiles. El enigmático Mago de Oz y hasta Los Aristogatos te seguían emocionando, sobre todo cuando el grupo al completo se lanzaba a cantar aquello de ..."todos quieren ser gato-jazz". 
Había pasado mucho tiempo desde la última vez que "Alicia en el país de las maravillas" se posó sobre tus rodillas...¡Venga, sálvame!-le gritaste al pobre Dodo que poco a poco desparecía entre pinceladas de recuerdos. La Reina de Corazones ya no chillaba aquella frase que siempre te hacía reír-¡Qué le corten la cabeza!-Sólo reinaba el silencio entre los naipes jardineros y las rosas hacía ya tiempo que se habían marchitado...ya no era necesario cambiarles el color.


El pobre Dodo desapareció hace mucho..., se esfumó de la Tierra, se extinguió; eso debió de ocurrir hace unos cuatrocientos años. Se trataba de una especie de paloma o palomo gigante, de entre 60 a 70 cm de altura, con la particularidad de que no sabía volar, bueno más bien no podía. Además era gorda y se ganó el apelativo de "tonta" porque se dejaba coger para, con toda seguridad llevársela alguno a la cazuela. Poor Dodo!
El Dodo es uno de los muchos personajes que aparece en el cuento de Alicia en el País de las Maravillas. Tuvo la gran suerte de pegarse un agradable baño en el Mar de Lágrimas que provoca Alicia en el capítulo tres. Con el fin de secarse se propone que todos los animales mojados hagan una carrera dónde a cada uno le da por correr sin orden ni sentido, de modo que ganan todos...sin embargo, tras dejar a Alicia el cargo de entregar el premio al ganador, el propio Dodo le pregunta que más tiene en su bolsillo, entregando como premio a Alicia el propio dedal de la joven...



Charles Lutwidge Dogdson, conocido bajo el seudónimo de Lewis Carroll-el escritor del cuento-no contaba de muy buena salud. Para empezar era tartamudo, tenía artritis y algo parecido a migrañas crónicas. Para remediar o paliar esos dolores recurrió al láudano, ese brebaje que podía producir efectos psicotrópicos por su composición de vino blanco, opio y azafrán. Muchos atestiguan que Alicia en el País de las Maravillas cuenta con los elementos suficientes para pensar que el autor escribía bajo el influjo del "milagroso jarabe". Ese submundo repleto de animales se comportan de maneras extrañas a la par que muy divertidas, como esa oruga que fuma supuestamente opio del narguille (pipa oriental).
Carroll sufrió los efectos de su fastidiosa tartamudez los cuales le hacían pronunciar su apellido Do-do-Dogdon, pudiendo considerarse como una caricatura del propio autor.
Con toda seguridad es el Conejo Blanco el personaje más recordado del cuento, hasta el grupo inglés Jefferson Airplane le dedicaron una canción titulada "White Rabbit", banda seguidora del rock psicodélico y del LSD. 



Pero volvamos al Dodo. El origen de su nombre también parece que no nos lleva a un consenso. Algunos aseguran que podría provenir de la palabra holandesa "dodoor" (lento), otros que bien sería la palabra "dodaars" (nudo en el culo) por la cantidad de plumas que lucía en esa parte del cuerpo. Los portugueses, que fueron pioneros en la llegada a la Isla Mauricio allá por el año 1507 ya le bautizan como Dodo que en portugués significa "tonto". 
La pregunta que nos hacemos todos es por el aspecto de la malograda ave. A día de hoy sólo se conservan una cabeza y una pata momificada en el Museo de la Universidad de Oxford. La vía más optimista para recuperar su ilustre porte y plumaje proviene de algunas pinturas que se realizaron antes de su extinción, lo cual se agradece. Estas pinturas retratan a un ave con un pico grande, de unos 23 centímetros, un plumaje tirando a grisáceo, unas alas muy pequeñas (similares a esos cormoranes de las Galápagos avistados por Charles Darwin), y unas patas amarillas y robustas.
La fecha exacta de su extinción también es un tema a debatir. Se dice que en 1662 fue avistado el último Dodo por parte del náufrago llamado Volkert Evertsz, otros aseguran que dada la escasa información sobre esta curiosa y enigmática ave podría ser en realidad un mito. Especulaciones a parte la cuestión es que Lewis Carroll la incluyó en su cuento cobrando "vida" de nuevo, (lo cual me hace sonreír).

Lewis Carroll (1832-1898)

lunes, 29 de febrero de 2016

La Dama de Hielo


Montañas Altai
                                                           


"Qué tranquilo está esto. En los bosques están brotando los helechos tiernos y el viento desata en los abedules un resplandor de hojas de cromo. En un lugar de los bosques de Akademgorodok se conserva el Museo de Cultura Siberiana como una colección privada. Es pequeño y selecto. El tocado de hierro de los chamanes hace compañía a los abrigos de piel de pescado de los nivkhis (nativos de Nivkh, Manchuria). En la sala central está la momia de un guerrero tatuado tendida junto a su sarcófago de madera. Procede de los montes Altai, a unos setecientos cincuenta kilómetros al sur, junto a la frontera de Mongolia. En esa región el agua de lluvia, que se filtra por las piedras apiladas de los túmulos y penetra en las tumbas que hay debajo, de 2.400 años de antigüedad, se hiela y solidifica con las primeras nieves y sella madera, cuero, tela, piel humana en un cono de hielo. El guerrero había sido sepultado entre caballos, cuyas bridas y arreos están expuestos cerca. Su abrigo de lana (forrado por dentro con piel de marmota) aún se podría usar.
La conservadora del museo, una mujer pequeña de gafas verdes, es rápida y orgullosa. Señala otra vitrina, bajo la vista hacia ella y atisbo astillas de oro finísimas, fragmentos de un vestido.
-Esto-dice reverentemente- es de ella.
No hay más que una Ella en la arqueología rusa ya: la Princesa o Dama de Hielo del Altai". 
(Colin Thubron "En Siberia". Ediciones Península. Barcelona. 2000).

Colin Thubron (London 1939)

Para los rusos La Dama de Hielo, para los siberianos La Princesa de Ukok, continua siendo un misterio. Fue descubierta en 1993, sepultada con gran esplendor en una remota zona al norte de China. Hasta el momento nadie sabe quien era o qué papel jugaba en una sociedad tribal de casi dos milenios. Algunos le atribuyen una función chamánica, otros que podría ser una princesa e incluso se especula que una cantora. Aunque la cuestión que más preocupa y polemiza en la actualidad es su "raza". La princesa fue hallada en una tumba antigua cubierta por el hielo, el cual garantizó la excelente conservación de su cuerpo, sobre el que se observa en perfecto estado, tatuajes de color añil de ciervos y grifos en los hombros y antebrazos. Su ajuar funerario se componía de joyas de oro, bronce y madera, armas rituales, ropas de seda blanca y junto a ella seis caballos con bridas y sillas de montar. Una de las características que más sorprendió a los arqueólogos fue su estatura: 1,70 cm, nada habitual en aquella época. Los análisis de ADN dan por hecho que la joven, muerta a los 25 años de edad  tiene rasgos caucásicos (procedentes de zonas europeas), lo que contrasta con el hallazgo de su tumba, es decir en una región próxima a Mongolia.

Nativos de Nivkh

El debate en la actualidad se centra en la pertenencia o "dueño" de la momia, o más bien a quien le corresponde quedársela y conservarla como un gran hallazgo arqueológico. Desde su descubrimiento en los Montes Altai (conocidos como las Montañas Doradas, una zona que se pierde en las fronteras de Mongolia, Rusia, China y Kazajistán) y su posterior traslado a Novosibirsk (en el Distrito Federal de Siberia y tercera ciudad más poblada de Rusia), hacen que su custodia se dilate y se pierda en el tiempo.
Los autóctonos de la zona de Altai le atribuyen un carácter muy espiritual a su "princesa". Ellos creen que la momia es la mítica guerrera y bruja Kydym, quien guarda la memoria genética de la nación y que murió voluntariamente para proteger la Tierra de los espíritus del mal.

Nativos Nivkh

                                  Shainko Namtchlak-Old Melodie (Stepmother-2000)
                                         

martes, 16 de febrero de 2016

El diario de Robinsón Crusoe



Robinsón es un nombre que me transmite serenidad, aventura y soledad, mucha soledad. Con Robinsón me sucede lo mismo que con Edmond Dantés, aquel hombre reconvertido en Conde por azares de la historia. La lectura de ambas novelas es algo fascinante, 
¡en serio! 
Esta tarde, mientras hacía tiempo antes de dar mi clase, he vuelto a sumergirme en la lectura del libro "Atlas de Islas Remotas",y curiosamente, ojeándolo, he atracado en Las Islas de Juan Fernández (Chile), conocida como Robinsón Crusoe.
Yo siempre intento apostar por el débil, creyendo que salvará su alma del horror de la desdicha y que con un poco de suerte, su mirada, un día cambiará. Robinsón tuvo que esperar veintiocho años para salir del exilio involuntario de aquel mísero islote y Edmond Dantés suplantó el cuerpo sin vida de su compañero de celda para escapar de la prisión en el Castillo de If. 
Para mí, son como almas gemelas...la soledad, la tristeza y la incomprensión les acompañaron durante muchos años... 



"El diario de Robinsón está en Berlín, en una estantería olvidada de la Biblioteca Nacional del Legado Cultural Prusiano, según declara David Cadwell, del Museo Nacional de Edimburgo. En esta biblioteca de temas náuticos siempre hay algo que hacer, desde hace diez años estudian aquí los mismos historiadores, siempre consultan los enormes volúmenes y enciclopedias que cubren, de suelo a techo, todas la paredes. En el centro de la sala hay globos terráqueos del tamaño de un hombre y a su alrededor se distribuyen los escritorios; en cada uno de ellos, los investigadores escriben sobre distintas islas, una página entera cuando todo va bien, apenas media línea al día cuando no se sienten inspirados. 
Caldwell estuvo en Robinson durante algo más de un mes, investigando la vida de Selkirk, pero no encontró nada más que un pedazo de bronce afilado y puntiagudo, de 1´6 cm de largo. Está completamente seguro de que es la punta del compás de Alexander Selkirk. Caldwell también afirma que el diario, que el pirata fracasado escribió en la soledad de la isla, no está en la Biblioteca. Según los archivos, el manuscrito formó parte de la colección del duque de Hamilton, pero más tarde apareció en una subasta en los primeros momentos del Imperio Germánico. La primera novela escrita en inglés está inspirada en el diario perdido y presenta tantas verdades como invenciones: Alexander Selkirk se convirtió en Robinsón Crusoe, el hijo de un zapatero escocés pasó a ser el hijo de un tendero de York; ambos desoyeron los consejos de sus respectivos padres y se echaron a la mar. 
Los cuatro años y cuatro meses que Selkirk pasó en la isla se ampliaron en la ficción hasta veintiocho largos años, la mitad de la vida de un hombre. El pirata se convirtió en Crusoe, dueño de una plantación, que tenía que refrenar su deseo de perseguir destinos más lejanos, y tan pronto como los alcanzaba, deseaba profundamente regresar de nuevo al hogar. 
Se escuchan susurros en la sección de revistas de la Biblioteca, y por la tarde, cuando las hileras de mesas se van iluminando, pueden verse páginas bailando a través del gran ventanal de la fachada principal. En la sección de manucritos están haciendo inventario. El 4 de Febrero de 2009, una portavoz aclara lo siguiente: En los pasados días hemos consultado todos los catálogos posibles y no ha habido suerte, no hemos encontrado nada. El diario de Selkirk no está aquí. Lo podemos asegurar con completa certeza. La vida de los escritores parece ser más fácil que la de los buscadores de libros perdidos". (Judith Schalansky. Atlas de Islas Remotas. Nórdica Libros.2013)




*Escena de la película "Wings of Desire" by Win Wenders (1987)

miércoles, 20 de enero de 2016

El imaginario universo de Jules Verne


*(Instrucciones de uso: para ver la selección de fotografías recogidas durante mi visita a la Exposición que le dedica la Fundación Telefónica a Jules Verne con el título "Julio Verne. Los límites de la Imaginación", recomiendo y propongo ir al final de la entrada y pinchar el tema seleccionado para la misma. The Planets: Neptune, the Mystic by Gustav Holst (1874-1934) 

Julio Verne. Los límites de la imaginación, es la exposición que recorre el universo verniano hasta el 21 de Febrero de 2016 y que trata sobre las fronteras, a veces invisibles, y no siempre necesarias entre ficción y realidad. La muestra pretende retratar ese círculo virtuoso de retroalimentación del imaginario a la realidad, y viceversa. (Exposición)



1ª Edición de "La vuelta al mundo en 80 días" (1873)












"El Endurance" atrapado en el hielo 







¡No se pierdan la Exposición!



The Planets: Neptune, the Mystic by Gustav Holst (1874-1934) 

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Iván Yakovlevitch Bilibine, el gran ilustrador de cuentos rusos.



Diseño escénico para la ópera Le coq d´Or  (1909)

"Añorar el pasado es correr tras el viento" (Proverbio ruso)
No llega el frío y a mi me da por ver nieve donde no la hay, por leer a Colin Thubron y su magnífico relato de viajes sobre Siberia, por interesarme por la madre Rusia y por volver a ver varias veces en el mismo día "Los hermanos Karamazov"  (1958) de Richard Brooks y a un magnífico Yul Brynner interpretando el papel de Dimitri, el hermano que derrocha el dinero en juergas, en bebida y que termina "desesperadamente" enamorado de Grushenka.
Pero todo esto viene a colación por el descubrimiento de otro ilustre ruso: Iván Yakovlevitch Bilibine (San Petersburgo 1876-1942). Es de suponer que a todos de pequeños nos han leído o hemos leído alguna leyenda popular rusa. A mi me encantaba un relato "Las aventuras de Vania el forzudo" de Otfried Preussler, en el que un joven campesino ruso debe superar varias pruebas de gran exigencia para acceder al trono.

Iván Tsarévich atrapando la pluma del pájaro de fuego  (1899)

Pero regresemos a nuestro personaje de hoy. Iván Bilibine fue uno de los ilustradores más influyentes del siglo XX. Hechiceras, animales que hablan, príncipes, hadas, doncellas, forman parte de las leyendas populares rusas. Todo este elenco fantástico adquirieron cara y cuerpo gracias a las ilustraciones de Bilibine, especializado en cuentos folclóricos rusos, en decorados y en vestuarios de ballet. Bilibine inaguró un estilo de ilustración nuevo, marcado por la cultura oral y las referencias históricas. Comenzó muy joven a interesarse por la pintura. Estudió con Iliá Repin (1844-1930), un destacado pintor y escultor ruso del movimiento artístico Peredvizhinki, enmarcado en el realismo. La potencia artística que generó el cambio de siglo le llevaron a acercarse a movimientos como el Art Nouveau, el Expresionismo y el grabado japonés de finales del XIX. Entre 1902 y 1904 realiza una serie de viajes por el Norte de Rusia, donde queda fascinado por la arquitectura antigua de madera y el folclore ruso, publicando sus hallazgos en la monografía Artes folclóricas.

El jinete rojo de Vasilisa la Hermosa (1899)

Bibiline destacó sobre todo por la precisión histórica con la que trata a los personajes de los cuentos, los cuales son un bello retrato de su imaginación. Bilibine hizo un excelente trabajo de interpretación sobre las pinturas medievales rusas, de ellas extrajo los vestidos, los peinados, los paisajes, los bosques, las casa de madera, los palacios, todo un perfecto decorado de cuento.

Vasilisa la Hermosa (1899)

Sadko

El estallido de la Revolución rusa de 1905 convulsiona a la sociedad rusa. El objetivo de la marcha era entregar al zar una petición de mejoras laborales y no respondía a ninguna consigna política, era fundamentalmente campesina y obrera. La sangrienta represión provocó una oleada de protestas en toda Rusia. Bilibine aprovecha el momento para sacar una serie de caricaturas revolucionarias, así como carteles propagandísticos. No se sabe mucho más de su papel en la Revolución como ilustrador, lo que si sabemos es que a partir de este hecho se exilia a El Cairo y Alejandría. Tras su estancia en Egipto decide fijar su residencia en París junto a su esposa Alexandra Chtchekana Potoskaia, donde trabaja como decorador de ballets, óperas y representaciones teatrales.  Lo último que se supo de él es que regresó a San Petersburgo (entonces, Leningrado) en 1935, muriendo en 1942 durante el sitio alemán.

Retrato de Iván Bilibine por Boris Kustodiev (1901)

The Brothers Karamazov dirigida por Richard Brooks (1958)

sábado, 12 de diciembre de 2015

Una mujer a bordo del Boudeuse: la Primera Expedición Científica alrededor del mundo (1766-1769)

Jeanne Baret disfrazada de hombre

Situémonos en la Francia de finales del siglo XVIII. No nos puede resultar demasiado difícil imaginar que está sucediendo. Una revolución está apunto de estallar, produciéndose uno de los mayores cambios en la Historia de la Humanidad. Junto a todos éstos cambios sociales y políticos, nos encontramos una nación, Francia, que tampoco quiere sentirse apartada del mundo de las exploraciones y expediciones científicas. Hasta entonces, españoles, holandeses y portugueses se vanagloriaban de ser los mayores conquistadores. Pero, ¿y Francia?.

Grabado que acompaña el libro Voyage autour du monde (1792)


Han pasado casi doscientos años desde que Magallanes y Elcano circunnavegaron el planeta y el Rey Louis XV empieza a plantearse si no es el momento de hacer lo mismo. Año 1766, el rey da permiso para realizar el primer viaje de expedición científica alrededor del mundo (1766-1769), con un claro objetivo: reforzar el prestigio de Francia maltrecho en su derrota en la Guerra de los siete años. Ante semejante reto, eligen como capitán, al explorador, militar y navegante, Louis Antoine de Bougainville, una tripulación y un equipo científico formado por el astrónomo Veron, el naturalista y botánico Philibert Commerson, y junto a él, su ayudante de cámara (su amante en realidad) Jeanne Baret, una mujer disfrazada de hombre y la primera en dar la vuelta al mundo. Así da comienzo uno de los viajes más importantes para la navegación francesa.

Louis Antoine de Bougainville

Bougainville se convierte en el 14º navegante de la historia occidental y en el primer francés en circunnavegar el globo, a bordo de la fragata Boudeuse y la urca L´Ètoile junto a una tripulación de casi 320 hombres. El viaje comienza un 15 de Diciembre de 1766 en Brest (Francia). Bougainville parte a bordo de la fragata Boudese con destino a Río de Janeiro en donde se le unirán en el segundo barco el naturalista y su amante. Jeanne Baret disfrazada de hombre y ocultando su verdadera identidad pretende desarrollar su labor botánica, (identificación de plantas, recoger muestras), en un claro desafío a la Marina Real ya que se prohibía totalmente a las mujeres subir a bordo. Una ordenanza real de 1689 castigaba con severas penas e incluso la muerte a toda mujer que se enrolase en un buque bajo pabellón real pero ella arriesgó su vida por encontrar el sueño de su vida, dar la vuelta la mundo. "Jean Barré" como se hacía llamar Jeanne a bordo, era un mozalbete de aspecto afeminado como podemos suponer todos.

Fragata Boudeuse

El primer objetivo del viaje suponía entregar las Islas Malvinas a los españoles, hasta entonces en poder de los franceses, que tras la Guerra de los siete años se establecieron en la colonia de Port St Louis (actual Puerto Soledad). Esto provocó un pequeño conflicto con Gran Bretaña y España ya que se intuía que las Malvinas podrían convertirse en una base de retaguardia para atacar su oro de Perú. La cuestión es que las islas fueron vendidas a los españoles y la población francesa evacuada de allí. (Como dato curioso decir que los ingleses arrebataron el territorio a los argentinos un 2 de Enero de 1833 y les dieron el nombre de Falklands). Pero regresemos a nuestra historia. La siguiente parada, tras meses de navegación por el Océano Pacífico fue Tahití, que acababa de ser descubierta por el inglés Samuel Wallis. Durante su estancia, se desarrolló una extensa labor científica. Se sabe que Jeanne recogió y clasificó un total de setenta especies de plantas en lugares hasta entonces poco estudiados por la ciencia. En realidad se sabe que fue Jeanne la verdadera artífice del estudio de las especies ya que el botánico oficial de la expedición (y amante) sufrió una larga enfermedad a bordo y tuvo que delegar gran parte del trabajo de campo en ella. Commerson en un acto de agradecimiento que conocemos por notas personales, intentó bautizar (aunque en vano) como Baretia ("de Barret") a todo un género de plantas tropicales, conocido hoy día como Turraea, de la familia de las Meliaceae.




A su llegada a las Islas Mauricio, Jeanne Barret fue desenmascarada y obligada a desembarcar junto a Commerson que moriría unos años más tarde. Apartada del mundo, sola y sin muchos recursos a su alcance consiguió abrir una taberna en Port Louis, en donde conoció a un oficial francés con quien se casó en 1774. La pareja decidió regresar a Francia completando Jeanne su ansiada vuelta al mundo. A su vuelta de Isla Mauricio, Jeanne se llevó consigo las muestras botánicas, 30 cajas que contenían algo más de 5000 especies. A pesar de sus contribuciones científicas, el rastro de Jeanne ha permanecido oculto durante casi dos siglos y medio. Un botánico de la Universidad de Utah, Eric J. Tepe ha rescatado para la ciencia la figura de esta mujer de la que no queda huella en ninguna de las colecciones botánicas del Museo Nacional de Historia Natural. Ninguna de la plantas que descubrió lleva su nombre declinado en latín como era costumbre, sin  embargo Eric Tepe ha logrado devolver a Jeanne a los manuales de botánica, dándole a una planta el nombre científico de Solanum Baretiae. Se trata de una planta que crece al sur de Ecuador y norte del Perú y se la ha escogido porque sus hojas varían de forma, igual que la planta que, inicialmente iba a llevar su nombre.


Museo de Historia Natural de París